El Reloj del Apocalipsis: Una catástrofe global se acerca

El reloj del apocalipsis es un concepto muy real que analiza la situación actual de la especie humana y las oportunidades que existen de que desaparezcamos del planeta bajo una desastrosa catástrofe...


Cada año, un panel de científicos y especialistas nos dice cuánto queda para el fin del mundo. Lo hace de manera simbólica, con un reloj a punto de llegar al abismo, la medianoche: el indicador son los minutos que faltan para ese momento. Su hora final es la medianoche, y sus manecillas señalan que estamos a dos minutos y medio de alcanzarla. Nunca habíamos estado tan cerca de la destrucción de la humanidad desde 1953, cuando EE UU y la URSS pusieron sobre la Tierra sus primeras bombas termonucleares, con una capacidad destructiva desconocida hasta el momento.

Lo llaman el "Reloj del Apocalipsis" y el mes pasado cumplió 70 años desde su creación en 1947, cuando apareció por primera vez en la portada del Bulletin of the Atomic Scientistsante la crisis nuclear de los cincuenta, y panel de científicos tenía en cuenta, principalmente, la amenaza atómica que podía desatarse en una potencial guerra nuclear. No es un objeto, sino una ilustración, y no avanza o retrocede por una medida científica, sino por el parecer del directorio de ciencia y seguridad del boletín, un grupo de expertos que se reúne dos veces por año para determinar cuánto nos resta para la medianoche.

Aunque parece de película de ciencia ficción, el reloj de la apocalipsis es una realidad. De hecho, el panel de científicos que lo administra tiene ya solera en esto de predecir la destrucción total del ser humano. "Es un símbolo que representa cuán cerca o lejos estamos de una catástrofe global. Y lo que queremos decir con eso es cuán cerca o lejos estamos de destruir la vida en la Tierra como la conocemos", explica Rachel Bronson, directora ejecutiva y editora del boletín, donde supervisa el manejo del reloj. El último cambio en las agujas fue en enero, apenas unos días después de la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, cuando el minutero fue adelantado medio minuto.

Solo una vez el Reloj del Apocalipsis estuvo más cerca que ahora de la medianoche: en 1953, cuando llegó a dos minutos antes de la hora límite, tras unas pruebas de armas termonucleares realizadas por EE.UU. y la Unión Soviética. Sus responsables creen que hechos recientes como el lanzamiento de un misil balístico intercontinental por parte de Corea del Norte la semana pasada, o la decisión de Trump de retirar a EE.UU. del Acuerdo de París sobre cambio climático, respaldan su alerta. 

A día de hoy, tal y como han anunciado los científicos recientemente, nos encontramos a tan solo tres minutos de la media noche. El reloj de la apocalipsis pasó de cinco minutos a tres en 2015 bajo la amenaza de nuevas armas nucleares, más modernas y poderosas. En 2016, según informaban en una reciente nota de prensa, el panel de científicos mantiene el reloj a tres minutos de la destrucción total. Una amenaza, confirman, inminente y apabullante para toda la especie humana.



Del rock a la ONU


Diseñado por la pintora Martyl Langsdorf, esposa del psicólogo Alexander Langsdorf, su primer aparición en la portada del boletín marcaba siete minutos para la medianoche. Martyl optó por la idea de 'usar un reloj para simbolizar la urgencia'. Su plan fue repetir la imagen cada mes con un color de fondo distinto. Para ver como quedaría, dibujó su primer boceto (la parte superior izquierda de un reloj, con el minutero acercándose a medianoche) en la contraportada de un volumen de sonatas de Beethoven. Este simple diseño despertó la imaginación de los lectores, evocando ambas imágenes: la del Apocalipsis (medianoche) y la posibilidad de un ataque militar (la cuenta atrás hasta cero).

Desde entonces, la posición de las manecillas fue ajustada 22 veces hacia adelante o atrás. En 1945, un grupo de investigadores que trabajaban en el Proyecto Manhattan en la Universidad de Chicago creó The Bulletin of Atomic Scientists, una revista cuya misión, vigente aún hoy en día, era la de alertar a todo el mundo sobre los peligros de la energía nuclear y otras armas de destrucción masiva.

Martyl pretendía que la imagen del reloj trasmitiera un sentimiento de peligro inminente, por ese motivo posicionó la aguja a siete minutos de medianoche. La idea de mover el minutero llegaría en 1949, como un modo de dramatizar la respuesta del magazín a los acontecimientos mundiales. Aunque el reloj ya no es la ilustración principal de la portada del Bulletin, se mantiene como parte integral del logo del magazín. El diseño original ha ido transformándose a lo largo de los años y fue completamente rediseñado en 1989 para hacer hincapié en el carácter global del Bulletin.

Las referencias al reloj han ido mucho más allá de la ciencia y la política: bandas de rock como Iron Maiden o Smashing Pumpkings le dedicaron títulos de canciones : "Two minutes to Midnight" y "Doomsday Clock", respectivamente. También apareció citado en un episodio de la serie de fantasía Doctor Who, producida por la BBC.

En los tiempos actuales, el reloj refleja, junto con el riesgo nuclear, la inquietud de quienes lo manejan ante los efectos del cambio climático y tecnologías emergentes, como la inteligencia artificial y la biología sintética.

Fuentes e  imágenes: ElMundo, Hipertextual, Pixabay, Wikipèdia